Select Page

Flores y mesas imperiales son tendencia en la decoración

Flores y mesas imperiales son tendencia en la decoración

Por: Jennifer Argüello Vargas / jarguello@vanguardia.com

Con la colaboración de Juan Carlos Parra, decorador y César Augusto Guerra, organizador de bodas.

Ambientar el escenario de la celebración de la bodas para muchos novios una tarea compleja, sin embargo, de la mano de un experto se puede decorar al mejor estilo de la temporada y según las preferencias de la pareja.

Foto: Miguel Portilla / Cortesía

Foto: Miguel Portilla / Cortesía

Cada vez cobra más fuerza el gusto de la pareja por espacios poco convencionales, de ahí que escenarios abiertos, al aire libre con ambientación silvestre o cerrados con arreglos delicados y sofisticados estén a la vanguardia para reflejar las preferencias de los novios.

En la decoración para una boda de día deben sobresalir los tonos fuertes, que resalten a la luz del día e impriman un ambiente natural y llamativo, sobre todo cuando se trata de lugares abiertos o campestres, además de estar rodeado de muchas flores frescas de colores alegres.

Contrario a esto, cuando se trata de celebrar un matrimonio de noche los tonos que deben predominar son los pasteles, el blanco, dorado o plateado donde se resalte el brillo; a su vez, el romanticismo de las velas y los briseros son indispensables, pues transforman de manera asombrosa los espacios que se complementan con la ambientación de la luz para matizar a la perfección el escenario.

Es preciso recordar que en la decoración de la boda juega un papel especial y de suma importancia la adecuada iluminación, donde se debe conocer con qué espacio se cuenta y el horario del matrimonio. Hoy en día se usan reflectores que iluminan las mesas para darles protagonismo, sin embargo, las velas no pasan de moda y no dejan de ser relevantes en este evento.

Una pista para que los invitados luzcan en sintonía con la decoración consiste en detallar la tarjeta de invitación, pues esta es la carta de presentación y el primer indicio acerca del tipo de ceremonia que van a ofrecerles. Así, las tarjetas deben estar acordes con el estilo de la decoración y con los colores que se piensan usar.

Foto: Luis Soto / Cortesía

Foto: Luis Soto / Cortesía

Foto: Luis Soto / Cortesía

Foto: Luis Soto / Cortesía

Las invitaciones, los mapas, los detalles adicionales a las participaciones, las tarjetas de lista de regalos o entrega de estos, así como los menús, las tarjetas de agradecimiento y el libro de asistencia, determinan un evento inolvidable y exclusivo, no solo para los novios, sino para los invitados.  

Bodas en espacios abiertos
Cuando la boda se realiza en fincas o haciendas, el uso de carpas o cubiertas es fundamental para un matrimonio con numerosos invitados.
La decoración debe hacer alusión a elementos decorativos muy naturales y de la vegetación, sin olvidar personalizarla de acuerdo con el gusto de los novios, en cuanto a sus flores y colores favoritos.

Los arreglos grandes son una opción ideal para dar calidez a los espacios abiertos, además, como lo asegura el decorador Juan Carlos Parra, se debe buscar un tipo de flor que sea más resistente a la intemperie y al clima del día para que los arreglos tengan mayor durabilidad y conserven su diseño y frescura.

En espacios abiertos es recomendable usar variedad de follajes acompañados de rosas, cartuchos y lirios ya que la hortensia a extremas temperaturas pierde su volumen y aspecto visual.

Foto: Gymy Martínez / Cortesía

Foto: Gymy Martínez / Cortesía

Bodas en espacios cerrados
Los adornos colgantes y los centros de mesa con diseños irregulares están marcando un hit en esta temporada, cada vez es más evidente su acogida entre los futuros esposos, pues son un complemento con accesorios fuera de lo común y de gran impacto.

A su vez, también cobran protagonismo las velas, que con toques románticos se pueden adecuar para múltiples escenarios delicados y elegantes, aportando un toque clásico a la decoración.

Sumado a esto, como lo enfatiza el organizador de bodas, César Augusto Guerra, las mesas imperiales grandes de madera y las sillas de gala blancas con estilos exclusivos son el furor y la tendencia actual, estas piezas modernas inspiran a vivir una velada de encanto.

Toques de coquetería al estilo vintage siguen haciendo presencia en la decoración, de ahí que es clave que se exhiban faroles, jaulas, letreros grandes, sillas y mesas antiguas, botellas decoradas con encajes, cuadros,  luces, cristales y telas.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Edición impresa