Select Page

El corsage, un distintivo lleno de romanticismo

El corsage, un distintivo lleno de romanticismo

Cada uno de los detalles que se tiene en cuenta para la realización de una boda lleva impreso el sello personal de la novia. Para este primer semestre del año el corsage (ramillete) es uno de los protagonistas que le aporta a las madrinas y damas de honor ese toque de especial elegancia.
“Con esta nueva tendencia se hace un homenaje a aquellas mujeres especiales en tu vida. El matrimonio es un día de amor y felicidad, por eso, qué mejor que darle un detalle especial a tu amiga, hermana o prima; es una manera de decir gracias por tu apoyo incondicional y tu amor”, explica Cristina Beltrán, gerente de una empresa que los elabora.
El corsage lo portan las madrinas y damas de honor en una de sus muñecas; puede tener diferentes materiales y formas.

El color lo dice todo
Para la composición del corsage la acertada elección de los colores es fundamental.
“Los colores dependen del gusto de cada persona. Con estos accesorios (corsages) se busca llamar la atención, y para lograrlo los colores vivos de la naturaleza son esenciales, como el aguamarina que está de moda. Los colores, el material y la técnica permiten crear un accesorio único que quedará para siempre”, puntualiza esta experta.

corsage de colores

Los corsages en  forma de flor son los más recomendados, por su delicadeza y encanto.

Enviar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Edición impresa