Select Page

La etiqueta importa

La etiqueta importa

Por: Alma Enamorada

Sin duda, yo me gozo todos los matrimonios, bien sea por el amor que desbordan los novios, por la sincronía de cada momento de la boda y la celebración, por la exquisitez de los ambientes o la cena, o por la sencillez que logró hacer todo perfecto.

Pero debo confesarles que algo en lo que me gusta agudizar mi ojo crítico (no criticón) es en la etiqueta, tanto la que propusieron los novios en la tarjeta como la que cumplimos o no los invitados.

A los futuros esposos yo les recomiendo, para no poner en aprietos mayores a sus invitados, revisar muy bien este tema y asesorarse de un experto. La idea es que los invitados se vean armoniosos, se vean auténticos, se vean cómodos y no disfrazados para un evento.

No nos digamos mentiras, pero cuando la etiqueta no era justo esa para nuestros invitados, es claro que el salpicón de vestidos y estilos se nota porque se nota. Les aseguro que las fotos no me dejan mentir.

Aterricemos nuestra etiqueta en el perfil predominante de nuestros invitados y en el sitio y hora en el que celebraremos nuestra boda. ¡Claro que sí! No es que subvaloremos nuestros invitados, pero si por su entorno socio-económico o sus edades no aplican para ‘hacerlos’ vestir de corbata negra, no lo hagamos.

Lo digo porque una amiga me comentó que a la boda con vestido vintage que exigían los novios en su tarjeta, solo unos 3 invitados se tomaron la tarea de vestirse para el momento. Los demás… o no sabían de etiqueta o la ignoraron. Los 3, dijo mi amiga, parecían disfrazados, pues terminaron ‘desentonando’ dentro del grupo de trajes de calles. Otros, dijo, creyeron que iban para un carnaval y resultaron con plumas y pashminas por doquier.

Sin duda, queremos el mejor matrimonio del mundo, pero no pensemos solo en cómo nosotros queremos que todo salga y en cómo queremos que todos luzcan. Una vez más traigo o colación aquella sabia expresión que dice: Menos es más.

Alma Enamorada es una mujer que escribe orientada por la razón, pero con tinta extraída del corazón.

 

Artículos relacionados 

La luna de miel eterna

Amor sin fecha de vencimiento

Hasta la belleza cansa

Síguenos en Facebook

Edición impresa