Select Page

El arte de la fotografía en las bodas

El arte de la fotografía en las bodas

El abrazo de los padres al entregar a sus hijos en el altar, el beso que acompaña el sí para toda la vida, el primer baile como esposos y cada detalle del matrimonio puede ser inmortalizado a través del lente del fotógrafo. Sin duda, el invitado de honor que no debe faltar.

Un concepto bohemio y campestre fue el ideal para celebrar el sí de Cristina Parra Díaz y Miguel Ángel García Posada. Una ceremonia civil que estuvo acompañada por sus inseparables lobos siberianos. Foto: La Cámara / Cortesía

Si de preparativos se trata, uno de los que merece mayor dedicación es la elección del fotógrafo, pues será quien de principio a fin capture los momentos únicos, irrepetibles y más íntimos de la pareja en su gran día.
David Navarro, fotógrafo de amplia trayectoria en Bucaramanga, afirma que es fundamental que los novios observen el portafolio de este profesional en la web, imaginen su boda a través del lente de esa persona, que haya una conexión personal con el trabajo del fotógrafo y, en definitiva, los novios se sientan identificados con el estilo, la sensibilidad y el arte del fotógrafo.

Estos aspectos serán de gran ayuda para dar ese primer paso en la selección del fotógrafo de la boda, que en algunos casos está acompañado por un equipo conformado por un director de iluminación y un second shot (segunda cámara), como lo explica Gabriel Serpa, director gráfico de La Cámara.
Para este fotógrafo de bodas, es determinante que los novios se concentren en vivir cada instante de la boda como si no existieran cámaras pues, según él, el fotógrafo tiene la capacidad de captar la esencia de la pareja y no debe interferir en ella. De tal manera que se recuerde la celebración del matrimonio como realmente sucedió y no como el fotógrafo se los hizo vivir.

Prima la expontaneidad en las fotos de bodas

Con todo esto, el fotógrafo debe tener unas características emocionales que le permitan reconocer los momentos que deben ser fotografiados y la sensibilidad para captarlos de la manera más bella y artística. Además, resulta clave el uso adecuado de la cámara digital para lograr imágenes realmente vivas y naturales.

Y aunque muchos fotógrafos coinciden en que no hay tendencia o moda para las fotos del matrimonio, lo cierto es que Gustavo Figueroa, también fotógrafo de bodas, afirma que el fotoperiodismo está en boga, es decir, un reportaje fotográfico con mayor naturalidad y realidad de los hechos, sin poses ni situaciones superficiales, en otras palabras, se trata de lograr la mayor espontaneidad y frescura de la pareja.

Si está en víspera de dar el sí, Bucaramanga tiene una amplia lista de fotógrafos de bodas que seguro harán de su gran día un recuerdo memorable, digno de revivir para toda la vida.
destacado

La fotografía es luz, por ende, este elemento es fundamental para lograr excelentes imágenes sin importar su intensidad; además, la fotografía de bodas ha evolucionado tanto que la espontaneidad lleva la batuta.

Atrás quedaron las fotos estáticas, planas y sin movimiento. Bienvenidos los ‘close ups’, los momentos reales y las imágenes donde no siempre deben reconocerse los protagonistas.

 

Henry Martínez Ardila y Elizabeth Gámez Rubio, unieron sus vidas en la Sagrada Familia. Una foto expontánea con pajesitos fue registrada a la salida de la catedral. Foto: David Navarro / Cortesía

Síguenos en Facebook

Edición impresa