Select Page

Para que todo el mundo disfrute

Para que todo el mundo disfrute

La música es otro ingrediente especial de un matrimonio, por lo que el repertorio de esta celebración especial se debe preparar con antelación, en un acuerdo pactado entre los novios y el director de la orquesta.

La fiesta es el punto de ebullición de la alegría de un matrimonio y, por consiguiente, debe tener una mezcla perfecta de ritmos y gustos para que todos los invitados y los nuevos esposos se gocen al máximo esta celebración.

Ritmos clásicos como el pasodoble, la cumbia colombiana, el vallenato, la salsa y el merengue siguen siendo parte fundamental del repertorio, pero las notas alegres y letras divertidas del reggaetón, la champeta y ahora la salsa choque, que con el ras tas tas se puso de moda con el pasado Mundial de Fútbol de Brasil, entraron con mucho volumen a los matrimonios.
Sin embargo, parte fundamental de ese repertorio musical lo deben complementar aquellas canciones que han marcado la relación de los novios y que rememoran momentos inolvidables y muy románticos para los nuevos esposos. Por eso, es recomendable que días antes de la celebración, el director musical y la pareja se reúnan para definir y escuchar lo que se va a interpretar en la boda.

Carnaval

La celebración del matrimonio tiene varias etapas; una de las más importantes es el momento del baile de los novios, que con mucha sobriedad y elegancia abre oficialmente la fiesta. La orquesta será la encargada de manejar los tiempo, con los respectivos cambios de ritmos. María Juliana Remolina y Juan Pablo Bohórquez tuvieron un baile muy romántico.
_____________________________________________________________________________________

En la boda hay momentos muy especiales que marcan emociones y evocan sentimientos. Algunos son muy solemnes, como las misas; otros, emotivos, como las palabras de los suegros y el brindis, y muy alegres, como ‘la hora loca’, las rifas del ramo y la liga, así como el baile grupal.

Para todos ellos la orquesta debe tener un espectáculo bien preparado, siempre acompañado de un buen animador, quien será el encargado de llevar la rienda del espectáculo e invitar al disfrute con sus comentarios y especial energía.
Para momentos de alta revolución, el reggaetón emerge como el ritmo adecuado para subir la temperatura. Pero no hay que olvidarse de la champeta y la salsa choque, esta última muy de moda y que es una fusión de salsa, rap, reggaetón y sonidos africanos, apropiada para que todos salten a la pista para un baile colectivo.

Lina María Gómez y Óscar Gil

Los colores insignia de nuestra bandera también hacen parte de los accesorios de la ‘hora loca’. Lina María Gómez y Óscar Julio Gil dejaron ver toda su pasión por la ‘tricolor’ nacional en su matrimonio.
___________________________________________________________________________________

También son invitadas especiales a los matrimonios las serenatas de vallenatos, que con acordes muy caribeños llevan al romanticismo y a bailar apretado con un paseo o un son, aunque de un momento a otro se puede cambiar el ritmo con un movido aire de puya.
La industria musical cambia día a día y el público cada vez amplía su panorama en cuanto a ritmos, géneros, intérpretes y modas musicales, por eso los músicos y orquestas deben actualizar constantemente sus repertorios, sin dejar atrás los clásicos tropicales que nunca pasarán de moda.

Yerley Galvis

Yerly Galvis, director musical: “La música en la boda representa los diferentes momentos de la celebración, pero también evoca recuerdos de la vida en pareja. Partiendo de lo más espiritual, como la misa; pasando por lo más tranquilo, como la hora de la cena; y llegando a la euforia con el baile de los esposos, la música siempre invita a compartir y disfrutar juntos del día más importante de los novios”.

Ritmos como el merengue, por su alegría y dinamismo, y la salsa, que incita a ir a la pista a bailar, son parte fundamental del repertorio de un matrimonio. Canciones como ‘Casarme contigo’, de Carlos Vives, y ‘El amor que siempre soñé’, de Rikarena, entre otras, son invitadas especiales en este tipo de celebraciones, aunque los ritmos urbanos, como el reggaetón, la champeta y la salsa choque, también tienen su lugar en las fiestas.

John Cardenas

Jhon Cárdenas, director musical: “Desde el momento de la ceremonia y hasta la misma recepción, la música cumple un papel fundamental, pues hace que la celebración sea un momento sublime e inolvidable. Cada canción, cada sonido que emana un instrumento musical y las voces se conjugan para hacer la banda sonora de tan importante y especial momento en la vida de los esposos”.

Las minitecas y algunas orquestas ofrecen el exclusivo servicio de DJ, que le da un toque más moderno a las celebraciones con mezclas en vivo de estilos clásicos y géneros contemporáneos.
Los ritmos modernos siempre se imponen, pero llega un momento en la fiesta donde un tema tropical o un pasodoble, en el instante preciso, da ese toque clásico que es muy bien aceptado por los invitados. Por eso, estos géneros no pueden faltar en el repertorio musical.

Juan Carlos León

Juan Carlos León, director musical: “La música y la comida son dos factores muy importantes en las bodas, y nosotros tenemos la responsabilidad de mantener el ambiente en un nivel alto, para que, por ejemplo, los invitados no se retiren después de la cena. Por eso tocamos pensando en los invitados e iniciamos los set con música para todos los gustos; el resto ocurre por la magia misma de la música”.

Lady Anaya y Leonardo García

La ‘hora loca’ define el máximo momento de diversión en la fiesta. La orquesta tiene que tocar tirmos alegres y movidos para que todos salten a la pista de baile a compartir 60 minutos de pura diversión. Con atuendos de reyes, Leonardo García y Lady Anaya se divirtieron de lo lindo en la ‘hora loca’, junto a sus amigos y familiares.

Notas musicales, para tener en cuenta
Las minitecas y algunas orquestas ofrecen el exclusivo servicio de DJ, que le da un toque más moderno a las celebraciones con mezclas en vivo de estilos clásicos y géneros contemporáneos.
Los ritmos modernos siempre se imponen, pero llega un momento en la fiesta donde un tema tropical o un paso doble, en el instante preciso, da ese toque clásico que es muy bien aceptado por los invitados. Por eso, estos género no pueden faltar en el repertorio musical.

La música en la misa, por ser una ceremonia solemne, también requiere una reunión entre el sacerdote, los músicos y los novios, días antes de la boda. La música también tiene diferentes estilos de interpretación.

Francy Rangel y Santiago Rueda

Las temáticas de ‘la hora loca’ son variadas y pueden reflejar los gustos de los novios. Francy Rangel y Santiago Rueda escogieron a los acrobáticos y coloridos sanqueros para acompañar uno de los momentos más alegres de la celebración. Algunos colectivos teatrales ofrecen esta alternativa para disfrutar de una hora muy divertida.

‘La hora loca’
Aunque algunos músicos afirman que la euforia de la ‘hora loca’ está pasando, para otros es el momento especial para bailar de principio a fin, en el que los novios disfrutan con los invitados al son de diferentes ritmos musicales.
Los gustos de la música parten de los anfitriones, pues cada ritmo tiene un sello y se trata de temáticas acordadas entre los nuevos esposos y el productor musical de la boda.

Motivos como el Carnaval de Barranquilla, con sus marimondas y monocucos; estilo hawaiano, sombreros vuelti’aos, máscaras de mil colores y diseños, entre otros, son algunos de los ambientes más usados.
En cuanto a la música, se preparan espectáculos para este momento, por ejemplo, unos clásicos ochenteros y de rock en español, champeta, reggaetón y ras tas tas, porque la idea es que todo el mundo baile y goce alrededor de los novios.

Reyes de la fiesta

Los novios son los reyes de la fiesta, por eso Leonardo García y Lady Anaya escogieron esta temática para disfrutar de ¿la hora loca’. Las coronas pueden ir acompañadas de collares dorados y plumas multicolor.

máscaras y sombreros

Las máscaras y sombreros multicolor siguen siendo los preferidos para disfrutar ‘la hora loca’. Las corbatas con miles de formas y colores y las asimétricas gafas también hacen parte del menú de accesorios para disfrutar de este momento. Así gozaron al máximo en su matrimonio María Camila Pérez y José Luis Villamil, junto a sus amigos.

Síguenos en Facebook

Edición impresa