Select Page

No es solo comida, es Elegancia y Buen Gusto

No es solo comida, es Elegancia y Buen Gusto
Menú para noche: Filete de salmón en salsa de maracuyá, acompañado de chips de plátano y una ensalada de verduras al wok con ajonjolí. Este es un plato especial para la cena, ya que el salmón es de fácil digestión, al igual que casi todos los pescados. - Fotos: Hernando Galeano

Menú para noche: Filete de salmón en salsa de maracuyá, acompañado de chips de plátano y una ensalada de verduras al wok con ajonjolí. Este es un plato especial para la cena, ya que el salmón es de fácil digestión, al igual que casi todos los pescados. – Fotos: Hernando Galeano

El estilo y la buena presentación de la comida durante una boda son claves para marcar la noche inolvidable que los novios han pensado. De la mano del chef Germán Balaguera, vinculado a un hotel de la ciudad, Novias presenta algunos consejos para que la elección de la comida, además de acertada, sea parte integral de la celebración.

Novias: ¿Qué es lo que se impone en menús para bodas?

Germán Balaguera: En estos tiempos, a diferencia de otros años se están probando nuevos sabores, nuevos estilos de comida y se está experimentando un poco más. Todo debe ir de mano del gusto de los novios y de lo que ellos quieran ofrecer. Como chef lo que hago es recomendar: en este momento se orienta a la pareja por una comida liviana, porciones no muy grandes y con acompañamientos creativos y suaves de sabor.

 

Para una boda de día: Chateaubriand al jerez en salsa de espárragos, acompañado de unas papas duquesa y torneados de calabacín y zanahoria, un plato especial para una boda que se hace al mediodía. La carne, al ser un poco más pesada para digerir, debe servirse a una hora que el cuerpo la asimile mejor. - Fotos: Hernando Galeano

Para una boda de día: Chateaubriand al jerez en salsa de espárragos, acompañado de unas papas duquesa y torneados de calabacín y zanahoria, un plato especial para una boda que se hace al mediodía. La carne, al ser un poco más pesada para digerir, debe servirse a una hora que el cuerpo la asimile mejor. – Fotos: Hernando Galeano

N.: ¿Qué cuidados hay que tener, pesando en los invitados, al elegir un menú?

G.B.: Hay que saber qué tipo de invitados vamos a tener, si comen mucho o poco, o si su gusto va más orientado a la carne o al pescado. Hay que procurar buscar un plato sencillo, pero atractivo. Cuando son más de 100 invitados y el plato es muy complejo habrá mucha tensión y tal vez las cosas no salgan como se las imaginan los novios; lo mejor es algo elaborado y sencillo.

N.: Las bebidas que acompañan los platos han aumentado su importancia últimamente, por qué…

G.B.: Hay que buscar que el plato se deguste en su totalidad. Uno de estos platos acompañado por un buen vino aumenta en sabor y en gusto para las personas. No está mal acompañar con gaseosas y refrescos, pero si se busca la elegancia, estilo y darle la importancia al plato, lo mejor es el vino.

N.: ¿Cuál es el mejor momento para servir la comida durante una boda?

G.B.: Yo considero que lo mejor es servir la comida antes de la fiesta, si se tiene planeada una, porque si se sirve después las personas no van a disfrutarla, es más, no van a degustarla, ya estarán un poco cansadas o habrán tomado algún licor y el sabor y estilo del plato se van a perder.

“La clave es saber mezclar no solo los sabores, también colores. La comida es otro gran atractivo de la boda”: Germán Balaguera, chef.

Síguenos en Facebook

Edición impresa