Select Page

Los licores ‘catan’ sus nuevas propuestas

Los licores ‘catan’ sus nuevas propuestas
Foto: Suministrada por Santiago Bautista

Foto: Suministrada por Santiago Bautista

Uno de los momentos más importantes luego de la boda es la recepción, pues en ella se reúnen todos los invitados alrededor de los nuevos esposos para disfrutar en familia y al lado de sus seres queridos y allegados.

La fiesta de matrimonio debe ser perfecta y en ella tanto invitados como familiares deben tener una diversión completa la que resulta de dos aspectos vitales: la comida y el licor.

En el caso de las bebidas estas deben ser claves para lograr una celebración con clase y altura, en muchos casos los licores tradicionales no pierden su importancia, pero la globalización ha generado cambios de gustos y por eso hoy en día las nuevas propuestas han entrado de lleno en el amplio menú de los licores en la fiesta de recepción.

Licores“En la actualidad los matrimonios no se basan en lo tradicional, buscan realizar su día soñado con las nuevas tendencias que existen, es decir, quieren lo moderno de forma tal que se salga de lo común, logrando así dar un toque especial y personal cumpliendo sus expectativas para la boda. Por otra parte, para el inicio de la recepción se están ofreciendo nuevas opciones para la llegada de los invitados, como cócteles o granizadas de frutas (limón – cereza y maracuyá – mandarina)”, explica Santiago Bautista, gerente de una casa de eventos de la ciudad.

Sin embargo, no se ha perdido la tradición de los licores habituales, pues se sigue conservando lo tradicional que es el whisky preferiblemente estampillado de buena marca para los hombres, y crema de whisky o vino para las mujeres.

LicoresEl gusto de los invitados pesa

Al organizar una fiesta de recepción el gusto de los novios prima sobre otros consejos o deseos, incluso, de los mismos encargados de las casas de eventos.

Pero un aspecto que los novios deben tratar y tener en cuenta es que los gustos de los invitados también pueden hacerles cambiar de opinión sin que todo se cambie radicalmente.

El licor no escapa a estas sugerencias o pedidos. Por lo general, la bebida por excelencia en una boda es la champaña, sin embargo, también se deben considerar los demás licores como el vino, whisky, vodka, brandy y el ron.

“Una boda formal, ya sea en el día o en la noche, exige que los licores sean de un rango un poco más alto como el whisky. Los cócteles son, en definitiva, el nuevo grito de la moda en las fiestas de recepción, un buen Martini u otros hechos a base de vodka de alta calidad se imponen hoy en día”, destaca Doris María Trujillo de Trujillo, propietaria de un establecimiento que asesora recepción de bodas.

Síguenos en Facebook

Edición impresa