Select Page

De día o de noche, el equilibrio prevalece en el menú

De día o de noche, el equilibrio prevalece en el menú

La calidad y presentación del menú son ingredientes sutiles, pero esenciales, para el éxito del evento. Los invitados deben deleitarse con la exquisitez que brinda cada plato y sus complementos; debe primar el equilibrio y, por supuesto, una acertada elección de alimentos teniendo en cuenta la hora y temática de la recepción.

“La tendencia para matrimonios ha tenido una variante grande por moda o por innovación. En el día lo que se está utilizando son los bufés estilo pasabocas donde se ofrecen de 10 a 15 platos en porciones pequeñas; se encuentran variedad de carnes (rojas, blancas y productos de mar) vegetales y postres o dulces. También, se pueden utilizar de noche, pero esta opción es más recomendable de día ya que es un poco más informal sin perder la elegancia del evento”, explica el chef Renato Kleeberg.

Chef ejecutivo Renato Kleeberg
Renato Kleeberg, Cheff ejecutivo del Hotel Holiday Inn Bucaramanga Cacique

Para la noche, los platos de menús ya establecidos es lo más acertado. Se trata de una entrada, un plato fuerte y un postre, logrando entre estos tres momentos una delicada y placentera armonía de sabores, texturas y colores.
“En la noche se recomienda una carne blanca (cerdo o pollo), no tanto pescado o mariscos, o también puede ser una carne roja, acompañada de una harina… ahora se utilizan los purés cremosos y livianos y ya no solamente de papa, sino de otros productos; también, verduras al dente, que haya contrastes de texturas en el plato. Lo que se busca es que el invitado encuentre variedad, que sea un festival de sabores dentro de ese menú armado”, puntualiza este Chef, vinculado a un prestigioso hotel de la ciudad.

El complemento Perfecto
Los vinos continúan siendo la bebida predilecta de las comidas. Blanco o tinto, dependiendo de la selección del menú, brindan ese toque especial que resalta o acentúa el sabor de las preparaciones.
Para el brindis continúan la champaña o vinos espumosos y también los cocteles que tienen como base esta clase de licor.

Para matrimonios de día se recomienda servir a las 2 de la tarde; para los de noche, a las 9.

Lomito fino

Síguenos en Facebook

Edición impresa