Select Page

Banquete de boda: Novios e invitados le ponen el sabor

Banquete de boda: Novios e invitados le ponen el sabor

Sin duda, las preferencias gastronómicas de los invitados y los novios son las que imponen el menú para la recepción de un matrimonio.

A los tradicionales platos de dos carnes, se suman hoy opciones más atrevidas como las parrilladas, la comida típica de la tierra y las estaciones de alimentos. Incluso, en nuestro medio el menú vegano ya hace parte de la oferta.

Para una recepción de día en un ambiente campestre una oferta de estaciones de cocteles, frutos secos y frutas, carnes, ensaladas, bebidas y por último postres o tortas frías, hace parte de las propuestas con gran aceptación entre los novios.

Las estaciones de frutos secos, frutas frescas, bebidas y cocteles permanecen siempre abiertas una vez se realiza el baile y brindis de los novios. En cambio, las de carnes y postres (por la temperatura de preparación) tienen unos momentos especiales durante la recepción, por lo que una vez abiertas se invita a los asistentes a tomar sus porciones y degustarlas a la mesa, explica César Augusto Guerra Suárez, gerente de Eventos Paraíso.

Una estación de carnes puede ofrecer rondas de res (asada, desmechacha o goulash), luego de pollo (asado, pechuga rellena), cerdo o pescado, y así tantas presentaciones como los novios hayan acordado.

Las estaciones de ensaladas se degustan en simultánea con las carnes. Se acostumbra a ofrecer ceviches de verduras o con frutos de mar y variedad de ensaladas de vegetales.

Y para las bebidas, la oferta incluye limonada, naranjada, frappe, jugos naturales, te y hasta helados, que han desplazado a la gaseosa.

Foto: La Cámara / Cortesía 

Menú: parrillada

Y como parte de la versatilidad que dan los ambientes campestres al menú de una boda de día,  este experto también sugiere una parrillada o un plato típico, como el cabro asado. Algo nuevo y fuerte hace parte de las propuestas de los chefs.

Una parrillada, por ejemplo, se abre con yuca, arepas pequeñas, palitos de yuca, patacones… en fin, porciones que acompañen muy bien las carnes.

Una parrillada incluye varias carnes así: de res (cortes de chatas y sobrebarriga), de pollo (pechuga, muslo o contramuslo) y chorizo. Estos platos se sirven a la mesa, usualmente acompañados de una ensalada y el infaltable maíz (desgranado y al gratín), pero no mazorca, explica este Gerente.

Aunque la propuesta gastronómica ha variado mucho, y tanto chefs como novios son cada vez más arriesgados, “la decisión final la tienen los novios, pues son ellos los que conocen el gusto de sus invitados”, puntualiza César Augusto Guerra.

Para la noche, siempre un menú suave

Un plato de dos carnes (cerdo y pollo) con salsas suaves, acompañado de una ensalada (generalmente de frutas) y papa, aderezados con moderación, son la base para una cena de bodas.

Estos platos generalmente se acompañan con entradas, como un ceviche sin frutos marinos (puede ser de champiñones, de mango), incluso una crema (espinacas, pollo) o un  champiñón portobello gratinado, dice César Augusto Guerra Suárez, gerente de Eventos Paraíso.

Por la hora, los invitados siempre prefieren platos ligeros, así que una mesa de pasabocas, previa a la cena y de postres, como cierre de la cena, son el mejor de este tipo de menú.

“Los novios generalmente sugieren varios menús, pero es importante orientarlos, porque a veces sugieren comidas muy pesadas o no apropiadas para un matrimonio”, puntualiza este experto.

Es ideal que los novios hagan una prueba del menú antes de hacer la elección del plato que ofrecerán. Presente sus apreciaciones al proveedor, pero también déjese a orientar de los expertos.

Por: NUEVOS PROYECTOS

Síguenos en Facebook

Edición impresa