Select Page

¡Amas de casa sí, pero no de tiempo completo!

¡Amas de casa sí, pero no de tiempo completo!

Ama de casa era el único rol asociado a las esposas hace unos 30 años. Sin embargo, aunque las labores del hogar siguen ligadas a ellas, el rol cambiante de las esposas las lleva a compartir cada vez más tiempo con su ejercicio profesional. Por eso, ahora más que nunca es importante que tanto esposo como hijos también se pongan el delantal y ayuden con los oficios de casa.

Con el paso de los años todo evoluciona y las mujeres no se quedan atrás. Han pasado de ser consideradas ‘las reinas del hogar’ a mujeres trabajadoras, por eso ser amas de casa ya no es una imposición, sino una decisión y con unas fronteras. “Hay un porcentaje bastante alto de mujeres que sí desean tener un hogar, podríamos hablar de un 60%, este deseo está ligado a su naturaleza y a patrones culturales aprendidos”, afirma a Revista Novias el psicólogo Miguel Cervantes.

Para este experto, muchas mujeres prefieren encargarse del arreglo en el hogar porque consideran que son mucho mejor que el hombre en ese aspecto y que lo pueden hacer con total disposición. Pero eso no significa que las amas de casa actuales quieran dedicarse de lleno a esta labor. Hasta hace aproximadamente dos décadas eran vistas como ‘sirvientas sin remuneración’ ¡pero esto ha cambiado! Dedican tiempo y atención al hogar sin descuidar sus intereses personales y laborales.

La sumisión y doblegación han pasado a un segundo plano, y aunque tradicionalmente se considera a la mujer como la persona ideal para realizar tareas como el cuidado de los hijos, la limpieza de la vivienda y preparar la comida, entre otros quehaceres, ellas y sus parejas son conscientes de que estas son actividades que pueden realizar todos los integrantes de la familia. Ser ama de casa no es sinónimo de sirvienta, y es necesario inculcarle a los hijos la importancia de colaborar con los quehaceres de la casa, puntualiza el experto.

Hoy en día el género femenino en Colombia y otros país, siempre regidos por costumbres machistas, ha diversificado sus labores, hay desde las que no quieren tener hijos, hasta las que tienen como prioridad tener un hogar, comenta este psicólogo. Esto representa para muchas de ellas no solo un deseo, sino también el reto de demostrarle a la sociedad que son capaces de sostener un hogar, trabajar y ser exitosas.

Por: DANYTH FANDIÑO

Foto tomada de: www.serpadres.com

Síguenos en Facebook

Edición impresa