Select Page

La seducción en las relaciones sexuales

La seducción en las relaciones sexuales

La seducción es el acto de cautivar o atraer la voluntad de la otra persona con el fin de recibir de ella o con ella placer sexual, ya sea modificando su opinión o haciéndole adoptar un determinado comportamiento según la voluntad del que seduce.

En su acepción más elemental, seducir es “atraer con arte y maña”, aunque al tratarse de un término tan emocional muchos expertos en psicología y sexología clínica han acuñado sus propios términos y es así como se han referido a la seducción como “el arte de hacer feliz a la mujer” pero “también del hombre”.

La definición en este sentido apunta a que cuando se habla de seducción se refiere con mayor frecuencia a la acción del hombre sobre la mujer. No indica esto que no ocurra de la mujer hacia el hombre, pero las estadísticas de algunos estudios muestran la relación de tres a dos en el medio occidental.

Las acciones de seducción pasan por una serie de etapas o fases que van desde captar la atención por la otra persona y dejarse llevar hasta cuando se tiene un acercamiento íntimo y se llega a la relación sexual. Aunque la acción de seducir busca atraer físicamente a la otra persona con el propósito de obtener de ella una relación sexual, puede que no siempre se lleve consigo la idea de mantener relaciones sexuales, pero lo común es que se seduce a alguien con la intención de esperar algo de él o ella.

Formas de seducción

Para seducir a su pareja puede valerse de las siguientes estrategias:

1. Hacer que su pareja capte su atención.

2. Hacer que se descifren las ‘señales’ que usted está emitiendo de acercamiento.

3. Hacer contacto verbal o con gestos corporales y visuales, entre otros.

4. Hacer contacto físico de tal manera que dé placer a la pareja y cuidar de no exagerarse al no valorar si el momento es el adecuado.

5. Las relaciones sexuales explícitas pueden o no ocurrir, dependiendo hasta donde se pueda llegar en el dar y recibir placer y si el momento y sitio son oportunos.

Estos son los pasos fundamentales para seducir a alguien, y como si se tratara de cualquier otra cosa, a la hora de seducir hay que saber ‘anunciarse’, es importante ser recursivo.

Anunciarse implicará exponer a la vista muchas de las virtudes que uno posea. Cada cual debe saber qué partes de sí mismo deberá mostrar, teniendo en cuenta que el atractivo de la persona lo forman numerosos aspectos: atractivo físico, personalidad, lo cálido de su atención, entre otros.

Colaboración de: Dr. Agustín Herrera De Arcos. Médico sexólogo.

Síguenos en Facebook

Edición impresa